BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
12/08/2013
Breve referencia sobre la aplicación del derecho canónico en la República Argentina
El Dr. Jorge A. Di Nicco hace un repaso por las principales normas relativas al Derecho Canónico en la Argentina y su entrecruce con otras ramas del derecho.
 

Dr. Jorge A. Di Nicco

 

La observancia del Derecho Canónico no es una cuestión novedosa en nuestra legislación. 

En la República Argentina el artículo 1º del Acuerdo de 1966 con la Santa Sede reconoce a la Iglesia Católica Apostólica Romana el libre y pleno ejercicio de su jurisdicción en el ámbito de su competencia para la realización de sus fines específicos. 

La Corte Suprema de Justicia de la Nación señaló que “tal reconocimiento de jurisdicción implica la más plena referencia al ordenamiento jurídico canónico para regir los bienes de la Iglesia destinados a la consecución de sus fines, en armonía con la remisión específica del art. 2345 del Código Civil argentino” (fallo  22/10/1991, causa “Lastra, Juan c/ Obispado de Venado Tuerto”).

Cada diócesis, una vez que ha sido legítimamente erigida, goza, en virtud del mismo derecho, de personalidad jurídica (canon 373 Código de Derecho Canónico –CIC-); y al Obispo diocesano le corresponde gobernarla con potestad legislativa, ejecutiva y judicial (canon 391 § 1 CIC), representándola en todos los negocios jurídicos de la misma (canon 393 CIC).

Toda diócesis, a su vez, debe dividirse en partes distintas o parroquias (canon 374 § 1 CIC), y la cura pastoral de la parroquia, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio (canon 515 § 1 CIC). La parroquia legítimamente erigida goza de personería jurídica en virtud del mismo derecho (canon 515 § 3 CIC), y el párroco la representa en todos los negocios jurídicos (canon 532 CIC).

El dominio de los bienes corresponde bajo la autoridad suprema del Romano Pontífice, a la persona jurídica que los haya adquirido legítimamente (canon 1256 CIC); y todos los bienes temporales que pertenecen a la Iglesia universal, a la Sede Apostólica o a otras personas jurídicas públicas en la Iglesia son bienes eclesiásticos (canon 1257 § 1 CIC).

La administración de los bienes eclesiásticos corresponde a quien de manera inmediata rige la persona jurídica a quien pertenecen esos bienes, si no determinan otra cosa el derecho particular, los estatutos o una costumbre legítima (canon 1279 §1 CIC). 

La Iglesia católica es una persona jurídica de carácter público, atento lo establecido por el artículo 33 del Código Civil; pero también todas y cada una de la divisiones territoriales –diócesis, parroquias que establezca la Iglesia- gozan del mismo carácter público de ella; y la referencia que hace el artículo 2345 del Código Civil a las iglesias y parroquias importa el reconocimiento no sólo de la Iglesia Católica Universal, sino de la pluralidad de personas jurídicas diferentes en el seno de la propia Iglesia que tengan su personalidad jurídica conforme a las leyes nacionales o eclesiásticas. La propia e independiente personería jurídica de cada parroquia y de la diócesis significa que “los bienes o fondos de una parroquia no responden por las deudas de la diócesis, ni la diócesis por deudas particulares de la parroquia, y que la personalidad propia de una parroquia no está supeditada al previo reconocimiento del Estado Nacional”.

Entre el voluminoso material al respecto, puede citarse, al mero título ilustrativo, el siguiente:

 1.- C.N.Com. Sala E, 30/8/89 “Lemos Jorge c/ Obispado de Venado Tuerto”, L.L. 1991-C-363, con nota de Arturo Juan Figueroa y E.D. 135-723; 

2.- C.N.Civ. Sala C, 8/10/92 “Cloro, Jorge c/ Arzobispado de Buenos Aires”, L.L. 1993-B-220, D.J. 1993-1-893; 

3.- Cám.Civ.2ª de la Capital, 26/3/42, “Municipalidad de la Capital c/ Curia Eclesiástica”, J.A. 1942-III-911; 

4.- Cám. Civ. y Com. Mercedes, Sala I, 8/2/90 “Manno C/ Pesce y ots.” –inédito- citado por Juan Navarro Floria, ¿”Puede una Parroquia Católica ser demandada en juicio”? cit. E.D. 156-109; 

5.- Cám. Fed. San Martín, 6/7/1993, causa “ANSeS c/ Parroquia Niño de Jesús de Praga”.    

6.- Cám. Civ. y Com. Azul, Sala II, 29/11/2005, causa número 48.899, “García, Pascual Alberto c/ Obispado de Azul y otro s/ Daños y Perjuicios”, Registro 159 Sentencia Civil;

7.- H. A. VON USTINOV, Aspectos del derecho eclesiástico del Estado argentino en torno al patrimonio de las personas jurídicas canónicas, Anuario Argentino de Derecho Canónico –AADC- 9 (2002)  195-208;

8.- J. GONZÁLEZ GRENÓN, El párroco y la administración de los bienes eclesiásticos, AADC 11 (2004)  397-430;

9.- R. C. BARRA,  El dominio en el Derecho canónico en comparación con el Derecho civil argentino, en AA. VV., Sociedad Argentina de Derecho Canónico –SADEC-, Jornadas Anuales, La Plata, 28, 29 y 30 de octubre de 2009, Buenos Aires 2010, págs. 23-28;  

10.- J. A. DI NICCO, Canon 1265 del Código de derecho canónico: aplicación de su normativa en una causa tramitada por ante la justicia civil argentina, AADC 17 (2011) 235-246. 


 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar