BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
15/07/2013
¿Reforma o reformulación del poder judicial?
El Dr. Carlos Antonio Romano reflexiona sobre la reforma judicial y observa que, “el Estado requiere "reforma" y detrás de ellos las instituciones recobrarán eficacia en la identidad, pero más que reformarse se "reformulan”.
 

Por el Dr. Carlos Antonio Romano, ex Juez de Familia, ahora jubilado.

Detrás del postulado de la reforma se abrieron diversos cauces de reflexión que es necesario sostener o algunos desmitificar. En su último fallo al respecto la Corte manifestó que "Nuestra Constitución busca equilibrar el poder para limitarlo". Y recuerda que “La inserción del Consejo de la Magistratura como autoridad de la Nación ha tenido por finalidad principal despolitizar parcialmente el procedimiento vigente desde 1853". En el equilibrio entre la representación de los órganos políticos resultante de la elección popular, de los jueces de todas las instancias y de los abogados de la matrícula federal se coadyuva selección y administración. Y es claro también que, mas allá de que esto no fuera puesto en debate del precepto constitucional del Art. 114 CN, la normativa dice que a más de seleccionar y enjuiciar a magistrados y funcionarios, la administración del Poder Judicial correspondería al Consejo de la Magistratura. Y es que considero que una verdadera reforma del Estado también pasa por dar cumplimiento a esa premisa y mejorarla. Así como la elección y el enjuiciamiento de magistrados debe correr el derrotero de los otros poderes que supervisan y entienden, la administración debe ser independiente y a su vez alejada a concentraciones de poder dentro del propio cuerpo, su ejecución debe ser diferenciada al decir del Derecho, digo, independiente de los otros poderes y no dependiente de una estructura piramidal, una estructura distinta a las Cortes (nacionales y provinciales), que se torne ágil, descentralizada y eficaz, y que no se vuelva corporativa, unitaria e ineficaz.

Para que se entienda, si me condiciono a un principio base como considero y esto es que el Judicial es un poder político aunque incompatible con la política partidaria, y si todavía más, me animo a decir que la política partidaria se ha vuelto corporativa, luego voy a concluir indefectiblemente que resulta vital darle asepsia tanto del “partidismo” como de estructuras que puedan asumir ejes corporativos, vengan estas de los otros dos poderes o del capitalismo salvaje.

Ya lo dijimos antes, el  Estado requiere "reforma" y detrás de ellos las instituciones recobrarán eficacia en la identidad, pero más que reformarse se "reformulan". Y con su identidad también emerge lo atinente a la independencia del Poder Judicial, lo que no importa en modo alguno su aislamiento, ni el desconocimiento de su alcance político.

Así, vale la pena imaginar un Poder Judicial (y me refiero más al contexto devenido de las Provincias que al propio con sede en CABA del que todos hablamos) con verdaderos recursos y una mejor administración de ellos, sin jerarquías o alzadas que subyuguen con su manejo o desmanejo a la afligida y trabajadora primera instancia. Vale la pena pensar un Derecho que es garantido por resoluciones aún pasibles de recurrirse sin afrontar la soberbia de estructuras burocráticas enervadas en diferentes categorías. Y es que imagino en base a la atención del Derecho muchos Jueces de grado, tribunales ad hoc revisores que sin constituirse en “alzada” se abocan sólo a la cuestión jurídica, y miembros de Corte que resguardan y controlan ese Derecho, descentralizados, sin presidencias rotativas, asistidos por un organismo gerencial autárquico, afectado exclusivamente a una administración moderna.

Es necesaria una reformulación del Poder Judicial (reforma del Estado al fin) capaz de acercar la Justicia al ideario de su gente, liberada de actitudes corporativas y seglares.  Ver esto desde lo técnico y bajo la concepción del pueblo. Nada de eso requiere un esforzado cambio legislativo, sino voluntad política y atención regional. 

 

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar