BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
16/04/2013
Inundaciones: proteger el entorno para conservar la vida
La Dra. Andrea Burucua opinó sobre las inundaciones que azotaron las ciudades de Buenos Aires y La Plata. Ella es la Directora del Instituto de Derecho Ambiental del CAM que se reúne todos los segundos miércoles y cuartos viernes de cada mes, siendo el próximo encuentro, el viernes 26 de abril a las 15 horas, en la sede del Colegio (Mitre 964).
 

Recién pasados algunos días de las inundaciones que asolaron la Ciudad de Buenos Aires y La Plata, así como otras localidades del conurbano bonaerense, nos permitimos acercar  algunas opiniones, además del pesar y la solidaridad ya expresados,  con el único fin de promover un debate que como sociedad nos debemos.

Y ese debate debe cuestionar,  en primer lugar,  el modelo de “desarrollo” impuesto, la concepción de progreso y crecimiento constante y nuestra relación con la naturaleza. Luego, necesariamente ese cuestionamiento nos llevará al rol y responsabilidad del Estado y la participación de la sociedad en la toma de decisiones.

La Ciudad de Buenos Aires ha crecido desde siempre, con o sin planificación, ganándole tierras al río. Como señala  Antonio Brailovsky: se ha metido a la gente a vivir dentro del río. Se ha construido y se sigue haciéndolo en los valles de inundación, modificando los humedales de forma tal que ya no cumplen sus funciones biológicas, reduciendo espacios verdes y aumentando la presión ambiental al sumar más gente donde ya no cabe.

 Y en la provincia de Buenos Aires, se sigue el mismo camino. En las dos últimas décadas, las costas y humedales continentales están siendo objeto de grandes emprendimientos inmobiliarios. La construcción de countries, barrios privados u otro tipo de complejos avanza día a día sobre estos ecosistemas únicos, ricos en biodiversidad  destruyéndolos.  Colony Park, Nordelta,  Complejo Villa Nueva (todos estos en el Delta del Paraná), Vial Costero y Proyecto Al Río, Nuevo Quilmes, Costa del Plata (estos sobre la costa del Río de la Plata), son algunos de ellos.  El negocio inmobiliario privatiza espacios públicos, con ello, bienes de dominio público como los ríos terminan siendo de imposible acceso para la población, diluyendo el sentido o naturaleza jurídica de esos bienes.

Esta expansión involucra impactos ambientales negativos de importantes magnitudes. Las obras a las que nos referimos se materializan a través de grandes movimientos de suelo, a fin de elevar la cota para que los emprendimientos emplazados en zonas inundables puedan tener lugar,  destruyendo así  la dinámica natural de los humedales y en consecuencia, todos los beneficios que estos brindan a la comunidad (almacenaje y depuración de aguas, fijación de carbono en la vegetación y el suelo, albergue de biodiversidad,  amortiguación de inundaciones, entre muchos otros).  Esa elevación de la cota y construcción de terraplenes repercuten en forma especialmente dañosa en los barrios periféricos que serán más proclives a inundarse.

Y entonces llueve más de lo esperado y las aguas buscan sus cauces naturales y los encuentran y los desagues y canales no alcanzan…

 

Lamentablemente, ante estas catástrofes queda evidenciada la incapacidad del Estado para dar respuesta, planificar y prevenir.

No es la primera vez que la ciudad de Buenos Aires se inunda, sin embargo, aún hoy no cuenta con un plan de contingencias para reaccionar eficazmente antes estos hechos. Tampoco la Provincia de Buenos Aires lo tiene. Los sistemas de alerta no ponen en funcionamiento medidas de prevención y acción, consisten en meros avisos.

Es hora de que los Estados, tanto nacional como locales inviertan en investigación ycuenten con un diagnóstico ambiental actualizado de nuestro país, planificar las ciudades, emprendimientos y actividades productivas en el marco de un ordenamiento ambiental del territorio participativo y por supuesto, proteger y preservar los humedales.

Por otro lado, a pesar de ser un fenómeno que ya no se discute a nivel mundial, nuestro país no ha hecho nada para afrontar las consecuencias del cambio climático. Según Osvaldo Canziani, miembro del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, para el  2030 en la ciudad, se espera un aumento de la frecuencia y duración de los eventos climáticos extremos: olas de calor, tormentas, sudestadas y precipitaciones. Parecería que tenemos tiempo pero solo si comenzamos ya.

El paradigma dominante que tiene por protagonista a un hombre que modifica la naturaleza    a su antojo ha demostrado acabadamente su fracaso. Debemos aceptar los límites naturales, pensar las urbanizaciones adaptándose a ellos y planificar en función de las características naturales de la región. Como sociedad hemos desplegado toda nuestra solidaridad y es evidente que los gobiernos pueden contar con nosotros pero es estrictamente necesario que nosotros contemos con ellos. Consideramos que proteger el entorno para conservar la vida es la consigna que se aplica a estos tiempos.

 

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar