BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
14/08/2012
Acción pauliana: No todos los actos de disposición son impugnables
La Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial Mercedes confirmó la sentencia que rechazó una acción pauliana, por considerar que el crédito del actor no era anterior a las donaciones impugnadas y que las posteriores renuncias de usufructo realizadas por el demandado no guardaban relación causal con su actual insolvencia, la ?que se produjo mucho después? y por otros actos de disposición. TEXTO COMPLETO DEL FALLO
 

Así lo resolvió la Sala I , en los autos “PERU PEDRO HORACIO C/ VADILLO PEDRO ANGEL Y OTS. S/ DONACION. REVOCACION (ART. 1848/68 C.P.C.)”.

El actor promovió demanda contra Pedro Angel Vadillo, Pedro Vadillo, Graciela Edith Vadillo, Eduardo Juan Vadillo y Liliana Pedro Vadillo por revocación de donaciones efectuadas por el primero a favor de los demás demandados.

Dijo que comenzó a trabajar para Pedro Angel Vadillo desde el año 1979 y que el 21 de octubre de 1995 fue despedido, lo que dio lugar a un juicio laboral, que luego de una larga tramitación, y previa revocación de la sentencia dictada por el Tribunal de Trabajo de Bragado por la Suprema Corte de la provincia, aquel dictó nuevo pronunciamiento el 4 de septiembre de 2002 condenando a Vadillo a abonar la suma de $ 127.910,97.

Continuó diciendo que, pese a que mientras duró la relación laboral, Vadillo era propietario de dos camiones y de varias fracciones de campo en 9 de Julio, de un auto y de una camioneta y que tenía quince empleados, cuando fue a ejecutar la sentencia se encontró con que se había desapoderado de todos sus bienes, donando a sus hijos los inmuebles rurales .

En definitiva, el demandado Vadillo era propietario de 345 hectáreas de campo, que donó a sus hijos y luego renunció al usufructo. Cabe destacar que todas esas donaciones lo fueron antes del despido del ahora actor.

Sin embargo, el actor planteó, respecto de las donaciones anteriores al despido, que, en la medida que la relación laboral se remontaba a 1979, sus derechos laborales – reconocidos en la sentencia del Tribunal de Trabajo – ya habían sido adquiridos con anterioridad al despido , “comenzando mi crédito por violación de mi estabilidad en el empleo el mismo día de mi ingreso en el trabajo” (sic), sin perjuicio de destacar que las renuncias de usufructo de 1996 y 1997 fueron con posterioridad al distracto laboral.

El juez de primera instancia rechazó la demanda, con costas. Para así decidir, el magistrado entendió que no se había acreditado mínimamente que al hacerse las donaciones pudiera Vadillo prever el despido que luego se produjo . Tampoco se demostró la insolvencia del donante en esa época, ya que continuó “in bonis”.

La sentencia fue apelada por la actora y en la Alzada, el vocal preopinante fue el Dr. Ibarlucía, quien destacó que “el único supuesto que el código prevé para excepcionar la exigencia de que el crédito sea anterior al acto atacado, es el de la enajenación de un bien por parte de quién ha cometido un crimen si fue ejecutada para salvar su responsabilidad por el acto (art. 963). Se entiende que esta norma es extensible a cualquier supuesto en que la enajenación haya sido hecha con previsión fraudulenta, pero se exige que ello sea evidente; es decir, siempre que resulte patente que el acto se ha realizado en vista de obligaciones que luego contraería el deudor…” (la negrita es nuestra)

En cuanto a las renuncias de usufructo posteriores al despido, el preopinante puntualiza que “ el mismo actor en su expresión de agravios – como ya he referenciado – dice que las donaciones y renuncias por sí solas “no originaron la insolvencia sino que esta fue perfeccionada mediante actos posteriores diversos tales como la venta de bienes muebles registrables y cese de actividades”…Si ello es así es claro que no hay una relación causal entre las renuncias de usufructos con la insolvencia del sr. Vadillo, que se produjo mucho después.” (la negrita es nuestra)

Siendo compartido este criterio, se confirmó la sentencia apelada.

PUEDE DESCARGAR EL TEXTO COMPLETO DEL PLENARIO HACIENDO CLICK AQUÍ . (FUENTE DEL FALLO: www.scba.gov.ar . El archivo está comprimido en formato "zip". Al descomprimirlo encontrará un archivo en formato “pdf”)

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar