BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
24/07/2012
Era más que una ?nota de pedido?
La Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Pergamino confirmó el fallo que consideró que en un contrato de compraventa se había pactado el precio en dólares y no en pesos, por lo que correspondía la aplicación de la teoría del esfuerzo compartido, convirtiendo a pesos la deuda originariamente pactada en moneda extranjera, a razón de un peso por dólar estadounidense, adicionando el 50% de la brecha existente entre un peso y la cotización de la mencionada divisa extranjera en el mercado oficial, tipo vendedor, del día que corresponda efectuar el pago, salvo que el coeficiente de actualización, previsto en la norma de emergencia, arroje un resultado superior. A ello se le adicionarán los intereses calculados a la tasa del 7,5 % anual, no capitalizable, entre moratorios y punitorios, desde la fecha de la mora y hasta el efectivo pago. El Tribunal consideró que la nota de pedido?, suscripta por ambas partes, donde el precio figura en dólares, es el documento donde se perfecciona el contrato de compraventa. TEXTO COMPLETO DEL FALLO
 

Así lo resolvió, en los autos "TANQUES FANGIO SA. C/ LUIS A. CARRIZO Y CIA SRL. S/ CUMPLIMIENTO DE CONTRATO" .

Las partes se vincularon mediante un negocio jurídico formalizado en fecha 28 de agosto de 2001 mediante el cual la sociedad ahora demandada, LUIS CARRIZO SRL solicitó a la empresa TANQUES FANGIO S.A. la fabricación y venta de dos unidades semirremolques Tanques Cisternas, de aleación aluminio con capacidad de 38.000 litros cada una, con las demás especificaciones que se fijaron en la nota de pedido suscripta por ambas partes. En dicha nota se detalló que cada una de las unidades tenía un costo de dólares sesenta y dos mil ciento ochenta y cinco más IVA (U$S 62.185) con lo cual el precio total por unidad ascendía a dólares sesenta y ocho mil setecientos catorce, con cuarenta y dos (U$S 68.714,42) siendo el monto total del contrato U$S 137.428,85.

El precio sería abonado del siguiente modo a) mediante entrega de dos unidades usadas valuadas una en U$S 21.000 y la otra U$S 24.000, el IVA sería abonado contra la facturación de las unidades a fabricar y vender y el saldo en 12 pagos mensuales sin intereses a partir de la disponibilidad de cada unidad.

Al sufrir una de las unidades usadas, la valuada en U$S 24.000, un siniestro, la ahora demandada hizo una transferencia bancaria por ese importe pero en pesos. La otra unidad fue entregada por la demandada en fecha 1 de octubre de 2001 conforme la factura.

El 7 de diciembre de 2001 y el 31 de enero de 2002 la demandada retiró del domicilio de la empresa las unidades fabricadas, las que habían sido previamente facturadas por la empresa.

La demandada fue entregando los cheques para cancelar cada una de las facturas correspondientes a cada unidad, entregando 14 cheques de $ 2.900 cargo Banco Suquía para imputar al pago de una de las facturas ) y 12 cheques cargo Banco Galicia por la suma de $ 3.521,57 para imputar a la factura restante , los cheques tenían vencimiento sucesivos a razón de uno por mes.

Ahora bien, producida la pesificación por la normativa de emergencia economica , el conflicto se produjo al reclamar TANQUES FANGIO SA la diferencia entre lo abonado con los cheques y la cotización oficial del dólar.

El Juez de Primera Instancia hizo lugar al reclamo y condenó a la demandada a abonar la suma que resulte de la operatoria de pesificar el importe de DÓLARES CIENTO TRES MIL TRESCIENTOS CUARENTA Y NUEVE CON CUARENTA CTVOS. (U$S 103.349,40) y a ella deducir la de PESOS CIENTO TRES MIL TRESCIENTOS CUARENTA Y NUEVE CON CUARENTA CTVOS. ($ 103.349,40), con más el 7,5% de interés por año no capitalizable entre moratorios y punitorios, desde la fecha de la mora (23/10/2002) hasta el efectivo pago.

El fallo es apelado por la demandada, quien sostiene que el contrato no se hizo originariamente en dólares, sino en pesos. Afirma que la base del contrato celebrado no se encuentra en la nota de pedido , sino que falta evaluar la existencia de las dos facturas que registran la operación y que a su decir son los documentos que cristalizan la operación convenida, erigiéndose como el más eficaz medio probatorio de la compraventa, desechando la nota de pedido que queda sujeta a aprobación.


En otras palabras, “en la nota de pedido”, suscripta por ambas partes, el precio figura en dólares. En las facturas, la cantidad es la misma, pero en pesos.

En la Alzada, la vocal preopinante es la Dra. Scaraffia, quien destaca que “la nota de pedido, cuyo valor documental le niega el recurrente, constituye sin duda alguna una propuesta de contrato que efectúa el comprador al vendedor, quedando formalizado a partir de la aceptación formulada por este último ”. (la negrita es nuestra)

Agrega la camarista que “se ha dicho reiteradamente por la jurisprudencia que " la nota de pedido cuando ha sido aceptada por el vendedor, haciéndose constar el precio total y la forma de pago, no constituye un precontrato, sino un verdadero contrato de compraventa que contiene todos los elementos esenciales de ese contrato" -SE Z0101590-.
Si bien al volcarse la operación en los libros contables la factura fue expresada en pesos por la actora, ello no neutraliza el valor probatorio de la compraventa mercantil celebrada en dólares , habida cuenta que si bien la factura es un instrumento privado emanado de un comerciante en el cual se describe el objeto de la prestación en un negocio, se erige como un medio probatorio genérico de los contratos comerciales, pero que queda relativizado por el art. 474 del Cód. de Comercio,…” (la negrita es nuestra)

Para la magistrada, “al volcarse en los libros del actor la factura en pesos, ello no desnaturalizó la celebración de la compraventa celebrada en dólares e instrumentada en la nota de pedido que por falta de impugnación suficiente, aparece con plena eficacia probatoria (art. 264 y Resolución 7/05 de la Inspección General de Justicia dice que han de consignarse en pesos todos los asientos contables de cualquier tipo de sociedad ) .- (la negrita es nuestra)

Sin embargo, aplicando la teoría del “esfuerzo compartido” y por “el reenvío al caso "Quiroga" de nuestro Alto Tribunal Provincial y "Longobardi" de la SCJN en la especie la solución que ha de darse es la siguiente: Convertir a pesos la deuda originariamente pactada en moneda extranjera, a razón de un peso por dólar estadounidense, adicionando el 50% de la brecha existente entre un peso y la cotización de la mencionada divisa extranjera en el mercado oficial, tipo vendedor, del día que corresponda efectuar el pago, salvo que el coeficiente de actualización, previsto en la norma de emergencia, arroje un resultado superior . A ello se le adicionarán los intereses calculados a la tasa del 7,5 % anual, no capitalizable, entre moratorios y punitorios, desde la fecha de la mora (fijada en el fallo de primera instancia) y hasta el efectivo pago.” (la negrita es nuestra)

Siendo compartido este criterio, se resolvió “rechazar el recurso de apelación deducido por la parte demandada, en consecuencia confirmar el fallo apelado en cuanto hace lugar al reclamo, debiéndose recomponer las cifras conforme las directivas dadas en los considerandos del fallo de primera instancia y en el presente siguiendo los lineamientos del más Alto Tribunal provincial en los precedentes citados” . (la negrita es nuestra)

NOTA RELACIONADA (La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, en línea con los precedentes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, revocó cinco sentencias, tres de las cuales eran de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Morón, y dispuso la pesificación del capital reclamado, a la paridad 1 a 1 más un porcentaje que varió según los casos entre el 30 y el 50% de la brecha existente entre un peso y la cotización del dólar en el mercado libre de cambio —tipo vendedor- del día que corresponda efectuar el pago, con más una tasa de interés anual, no capitalizable entre moratorios y punitorios desde la fecha en que se produjo la mora y hasta la del efectivo pago, salvo que la utilización del coeficiente de actualización, previsto en las normas de emergencia económica, arroje un resultado superior.)

PUEDE DESCARGAR EL TEXTO COMPLETO DEL FALLO HACIENDO CLICK AQUÍ . (FUENTE DEL FALLO: www.infojus.gov.ar . El archivo está comprimido en formato "zip". Al descomprimirlo encontrará un archivo en formato “pdf”)

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar