BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
26/06/2012
Un nombre que no tiene antecedentes no es un nombre prohibido (en todo caso, es un nombre original)
La Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo con asiento en Mar del Plata revocó una disposición de la Dirección Provincial del Registro de las Personas que había rechazado la inscripción de la grafía KIKA, como nombre de pila de la hija de los actores. Para así disponerlo, la autoridad administrativa sostuvo que el único recaudo que había obstado a la autorización de inscripción del nombre fue la inexistencia de dicho vocablo como prenombre en cualquier cultura o dentro de cualquier idioma. El Tribunal, en cambio, destacó que la “falta de antecedentes” del nombre no opera como razón legal válida para sustentar la interdicción desde que la ley 18.248 “no se ha propuesto cristalizar en un momento histórico determinado las denominaciones de pila de las personas”. TEXTO COMPLETO DEL FALLO
 

Así lo resolvió, en los autos “MALGOR PABLO Y OTRO/A c. REGISTRO PROVINCIAL DE LAS PERSONAS DE LA PCIA. BS. AS. s. PRETENSIÓN ANULATORIA – OTROS JUICIOS”

Mediante presentación en sede administrativa, los actores, luego de constatar que el nombre KIKA no se encontraba en el libro orientativo elaborado por la autoridad estatal, solicitaron se autorice la mentada inscripción, como nombre de pila de su hija.

La Asesoría General de Gobierno provincial, al tomar intervención, postuló que, sin perjuicio de no hallarse la grafía KIKA incorporada al listado de nombres, tal denominación no portaba la condición de extravagante, ridícula o contraria a las buenas costumbres . Por tal razón, opinó que correspondía autorizar la inscripción.

Sin embargo, la Dirección Provincial del Registro de las Personas de la Provincia de Buenos Aires rechazó la inscripción, sustentando tal proceder en la circunstancia de no haberse acreditado debidamente la existencia del mentado nombre.

Interpuesto por la actores recurso de revocatoria, tomó intervención la Subdirección de Registración postulando, ante la inexistencia de antecedentes de la grafía KIKA como antropónimo femenino, el rechazo del remedio administrativo.

En sentido contrario, se expidió la Asesoría General de Gobierno provincial y, reiterando su anterior intervención, descartó que existieran razones que justificaran la restricción del derecho de los padres a nominar a su hija.

Mediante Disposición N° 16.969, la Dirección Provincial del Registro de las Personas de la Provincia de Buenos Aires desestimó el recurso interpuesto confirmando el rechazo de la inscripción de la grafía KIKA. Para así disponerlo, sostuvo que el único recaudo que había obstado a la autorización de inscripción del nombre KIKA ha sido la inexistencia del vocablo como prenombre en cualquier cultura o dentro de cualquier idioma . Agregó que el art. 4 de la Resolución N° 244/2003 imponía a los progenitores la carga de acreditar que el nombre elegido no contrariaba las pautas sentadas en el art. 3 de la Ley 18.248. Consideró –asimismo- que la circunstancia de existir un personaje de ficción identificado con el nombre KIKA carecía per se de entidad para encuadrar la opción elegida por los progenitores por fuera de las prohibiciones contenidas en el mentado art. 3 de la Ley N° 18.248.

Al respecto, el citado artículo prescribe que

“El derecho de elegir el nombre de pila se ejercerá libremente, con la salvedad de que no podrán inscribirse:

1) Los nombres que sean extravagantes, ridículos, contrarios a nuestras costumbres, que expresen o signifiquen tendencias políticas o ideológicas, o que susciten equívocos respecto del sexo de la persona a quien se impone.

2) Los nombres extranjeros, salvo los castellanizados por el uso o cuando se tratare de los nombres de los padres del inscrito, si fuesen de fácil pronunciación y no tuvieran traducción en el idioma nacional. Queda exceptuado de esta prohibición el nombre que se quisiera imponer a los hijos de los funcionarios o empleados extranjeros de las representaciones diplomáticas o consulares acreditadas ante nuestro país, y de los miembros de misiones públicas o privadas que tengan residencia transitoria en el territorio de la República.

3) Los apellidos como nombre.

4) Primeros nombres idénticos a los de hermanos vivos.

5) Más de tres nombres.

Las resoluciones denegatorias del Registro del Estado Civil serán recurribles ante el Tribunal de Apelaciones en lo Civil dentro de los quince días hábiles de notificadas.”

Ante esta resolución, los actores, –actuando por derecho propio y en representación de su hija menor- articularon recurso directo en los términos del art. 130 de la ley 14.078 pretendiendo la declaración de nulidad de la citada Disposición.

En la Alzada, el vocal preopinante fue el Dr. Riccitelli, quien destacó que a poco que se cotejan las limitaciones legalmente tasadas se advierte que la “falta de antecedentes” del nombre no opera como razón legal válida para sustentar la interdicción desde que el texto legal no se ha propuesto cristalizar en un momento histórico determinado las denominaciones de pila de las personas . De lo contrario, se incurriría en el absurdo de desconocer que el idioma es algo vivo, y que por su propia dinámica se encuentra en constante cambio y evolución. Este devenir impone la necesidad de aceptar las nuevas necesidades de los hablantes, la mutación de sus gustos y valoraciones, circunstancias que, en definitiva, terminan influyendo marcadamente en el cambio de mentalidad de los progenitores llegada la hora de la elección de los nombres de sus hijos… En sentido concordante, se ha sostenido que al no existir norma alguna que exija acreditar la existencia de antecedentes para aceptar un nombre -hecho éste que iría contra la facultad no restringida de adoptar nuevas nominaciones-, cabe censurar la actuación de la autoridad registral solo sustentada en tal parecer, en tanto importa violentar el principio de la libre elección que regula la materia y los efectos innovadores que sobre el idioma genera el uso cotidiano del lenguaje (cfr. doct. Segunda Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial del Depto. Judicial La Plata, Sala I in re “Devitturi, Edgardo y Marcela Alejandro s. Denegatoria de nombre”, sent. de 10-02-2000) .” (la negrita es nuestra)

Siendo compartido este criterio, se resolvió “acoger el recurso directo…anulando la Disposición de la Dirección Provincial del Registro de las Personas de la Provincia de Buenos Aires N° 16.969/2010 [y su similar N° 7664/2010] y, consecuentemente, reconocer el derecho de los Sres. Pablo Malgor y Natalia Pérez a inscribir a su hija nacida el día 25-03-2010 bajo el nombre KIKA…”

PUEDE DESCARGAR EL TEXTO COMPLETO DEL FALLO HACIENDO CLICK AQUÍ . (FUENTE DEL FALLO: www.scba.gov.ar . El archivo está comprimido en formato "zip". Al descomprimirlo encontrará un archivo en formato “pdf”)

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar