BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Instituto de Práctica Profesional  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
 
 
 
 
 
 
 
 
08/06/2010
Responsabilidad concurrente por veredas rotas
La Cámara Nacional de la Apelaciones en lo Civil condenó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y a Arcos Dorados S.A. a indemnizar a la actora, por los daños sufridos como consecuencia de tropezar con una baldosa suelta de la calle peatonal Florida, de la ciudad de Buenos Aires, frente a un local de McDonald´s. El Tribunal destacó que tanto el Gobierno de la Ciudad como el frentista deben responder, el primero en su carácter de guardián de los bienes de dominio publico; y el segundo por su deber concurrente de mantenimiento de la aceras, establecido por la Ordenanza 33.721 de la ciudad. TEXTO COMPLETO DEL FALLO
 

Así lo resolvió la Sala D, en los autos “ABOUD DE KIBUDI, RAQUEL SILVIA C/ARCOS DORADOS S.A. Y OTROS S/DAÑOS Y PERJUICIOS”.

La sentencia de primera instancia condenó a la codemandada Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por los daños y perjuicios que la actora alegó haber sufrido como consecuencia de tropezar con una baldosa suelta de la calle peatonal Florida, frente a un local de Mc Donald´s, con fundamento en su carácter de dueño o guardián de la vereda y su obligación de resguardar la transitabilidad de la arteria conservando la uniformidad de los pisos, dado su interés turístico.

Rechazó, en cambio, la demanda interpuesta contra “Arcos Dorados S.A.” en su calidad de explotadora del local de Mc Donald’s , por entender que, al haberse llamado a licitación pública para el arreglo de la peatonal Florida, el propietario frentista se encontraba imposibilitado de reparar la vereda con una estética diferente a la existente.

El fallo fue apelado por la actora y por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cuestiona que la a quo haya tenido por probada la caída de la actora con motivo de la existencia de baldosas flojas en la calle Florida a la altura del número 281.

En la Alzada, la vocal preopinante fue la Dra. Brilla de Serrat, quien consideró que los dichos de uno de los testigos y el informe de la empresa de emergencias médicas “Vittal”, “permiten tener por probado que el hecho ocurrió cuando la actora tropezó sobre las baldosas rotas existentes frente al local de Mc Donald’s de Florida 281.
El citado informe da cuenta de que el servicio de asistencia médica de emergencia se encontraba contratado por Arcos Dorados y que fue solicitada una ambulancia desde el local de Florida 281 “por caída” el día 8 de septiembre de 2004. Esta concurrió a las 10:50 horas, oportunidad en la que se constató trauma en extremidades, se procedió a la inmovilización con férula, se indicó antiinflamatorio y derivación al Sanatorio de la Trinidad.
Si el motivo de la “caída” y de la solicitud de servicio médico desde el local de Mc Donald’s hubiera sido otro que el invocado al demandar, la emplazada Arcos Dorados S.A., quien debe tener en su poder los registros de este tipo de acontecimientos, así lo hubiera explicitado al contestar demanda.
(la negrita es nuestra)

Por otra parte, se agravia la actora del rechazo de la demanda interpuesta contra Arcos Dorados S.A., argumentando que el llamado a licitación para el mantenimiento de la vereda no exime al frentista de su responsabilidad establecida en el art. 11 de la Ordenanza local 33.721 y destacando que la sociedad codemandada no realizó denuncia alguna del mal estado de la vereda. Funda su responsabilidad en el art. 1113 del Código Civil.

A su turno, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se queja de la atribución de responsabilidad a su parte. Sostiene que el mejoramiento de calles para que cual se había llamado a licitación había sido realizado tiempo antes del evento y que el hecho de que organice la restauración de las veredas no exime de responsabilidad a los propietarios frentistas. Admite que la responsabilidad primaria le incumbe por ser dueño o guardián de la cosa, pero alega que es materialmente imposible controlar permanentemente el estado de las veredas.

Al respecto, entiende la preopinante que “tal como lo reconoce el Gobierno demandado, la responsabilidad primaria por los daños causados por el vicio o mal estado de las aceras…compete al gobierno de la ciudad, en su carácter de titular del dominio público de tales bienes (conf. arts. 2339 y 2340 C.Civ.), por aplicación de la responsabilidad objetiva que establece el art. 1113, ap.2 , párr. 2 del Código Civil.” (la negrita es nuestra)

Así, “la obligación primaria del Gobierno de la Ciudad en este aspecto se evidencia en el art. 16 de la Ordenanza 33.721, que establece que el incumplimiento por parte del propietario frentista de la obligación de conservación de la vereda dará lugar a que los trabajos los realice la Municipalidad con cargo al propietario y a la aplicación de sanciones. Asimismo, el decreto municipal N1526/977 dispone que la Dirección General de Fiscalización Obras de Terceros procederá a practicar inspecciones mensuales a fin de determinar el cumplimiento por parte de los propietarios de las disposiciones referentes a cercas y aceras.(la negrita es nuestra)

En lo que respecta a la eventual responsabilidad de Arcos Dorados como propietario frentista, más allá de que el Gobierno encare el mantenimiento o mejoramiento de la calle Florida, que, como se ha dicho ya, constituye una obligación a su cargo, máxime cuando se trata de parte integrante del patrimonio cultural y turístico de la ciudad, no exime ello al propietario frentista de su deber concurrente de mantenimiento de la acera.
La Dirección General de Mantenimiento del Espacio Público de la ciudad informó… que el mantenimiento de las aceras de la calle Florida se halla regulado también por la Ordenanza 33.721. Por otra parte, ninguna de las normas específicas que regulan el tránsito, la publicidad y las actividades a desarrollarse en esa arteria establecen un régimen diferente al respecto.
Pero aunque pudiera suponerse que, dada la uniformidad que deben presentar las aceras de la peatonal, las reparaciones debiera realizarlas el Gobierno de la Ciudad, ello no eximiría al frentista de la obligación de, por lo menos, dar cuenta a éste del deterioro, lo cual la codemandada Arcos Dorados no alegó haber hecho.”
(la negrita es nuestra)

Siendo compartido este criterio, se resolvió admitir parcialmente los agravios y modificar la sentencia apelada, condenando en forma concurrente a Arcos Dorados S.A. y a su citada en garantía La Meridional Compañía Argentina de Seguros S.A., a ésta última en la medida del seguro (art. 118 ley 17.418), a abonar a la actora las sumas indemnizatorias establecidas, con costas; dejando sin efecto el plazo para el cumplimiento de la condena establecido respecto de la codemandada Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y disponiendo que se ajustará al procedimiento previsto por el artículo 22 de la ley 23.982; y fijando el computo de los intereses sobre el monto de condena a la tasa pasiva desde la fecha de inicio del cómputo fijada en la sentencia de primera instancia hasta el 20 de abril de 2009 y, desde entonces hasta el efectivo pago, a la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina; con costas a los codemandados vencidos.

PUEDE DESCARGAR EL TEXTO COMPLETO DEL FALLO HACIENDO CLICK AQUÍ. (El archivo está comprimido en formato "zip".)

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   •   Bartolomé Mitre 964 - Morón      4629-0404      info@camoron.org.ar