BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
30/05/2016
El nuevo Código y la tasa activa para las ejecuciones de honorarios
En una ejecución de honorarios, la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Azul revocó la sentencia que ordenaba liquidar los intereses moratorios a la tasa pasiva y dispuso que se aplique la tasa activa del Banco de la Provincia de Buenos Aires en operaciones de descuento, tal como lo establece el art. 54 inc. b) del decreto-ley 8904/77. El Tribunal consideró que la doctrina sentada por la Suprema Corte de Justicia bonaerense en la causa “Isla” fue modificada por la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial que, entre otras prescripciones, establece, por un lado, la aplicación de la tasa activa en el caso de obligaciones alimentarias y, por otro, la de las tasas “que dispongan las leyes especiales”, como es el caso de la tasa prevista en el citado decreto-ley. TEXTO COMPLETO DEL FALLO
 

Así lo decidió la Sala II, en los autos "RODRÍGUEZ NÉSTOR GABRIEL C/ RIVAS, IVANA LUJÁN S/ COBRO EJECUTIVO”. 

La sentencia de Primera Instancia hizo lugar a la demanda ejecutiva por cobro de honorarios promovida por el Dr. Néstor Gabriel Rodríguez y mandó llevar adelante la ejecución condenando a Ivana Luján Rivas a pagar la suma de $3.242, con más los intereses, fijados a la tasa pasiva que paga el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus depósitos a plazo fijo a 30 días realizados por medio del sistema BIP (Banca Internet Provincia).

Sobre éste último punto –que constituye el objeto del recurso interpuesto por el actor- la sentencia de grado tuvo especialmente en cuenta el cambio de jurisprudencia de la Suprema Corte de Buenos Aires, a partir de la causa A 71.170 del 10/6/2015 (causa “Isla”), en la que se decidió que la tasa activa prevista en el art. 54 inc. b del decreto ley 8904/77 constituye un mecanismo encubierto de actualización monetaria prohibido por la ley 23.928.

En la Alzada, el vocal preopinante fue el Dr. Galdós, quien comenzó por señalar que comparte el criterio “propiciado por distintos tribunales provinciales que entienden que la sanción del Código Civil y Comercial modificó la doctrina legal de la Suprema Corte de Buenos Aires sustentada en la causa “Isla” que dispuso –por mayoría- que el art. 54 inc. b del decreto ley 8904/77 (que fija la tasa activa para las deudas por mora en el pago de los honorarios profesionales de los abogados) queda desplazado por la ley de convertibilidad y corresponde acudir a la tasa pasiva que paga el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus depósitos a treinta días. En efecto la sanción del CCCN -que admite la tasa activa para distintas obligaciones (por caso, la obligación de pagar alimentos; art. 552 CCCN)- conlleva la modificación de esa doctrina y ahora no puede continuar afirmándose que la previsión normativa del art. 54 inc. b del citado decreto importa vulneración de la prohibición de indexar o actualizar los créditos, conforme lo prevé el art. 7 de la ley 23.928.” (la negrita es nuestra)

El citado art. 552 prescribe que Las sumas debidas por alimentos por el incumplimiento en el plazo previsto devengan una tasa de interés equivalente a la más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, a la que se adiciona la que el juez fije según las circunstancias del caso.”

Por otro lado, “el art. 7 CCCN sienta el principio de la aplicación inmediata de la ley nueva, y partiendo del distingo entre los hechos constitutivos de las relaciones jurídicas y los efectos o consecuencias de las relaciones jurídicas (y a su vez, diferenciando los efectos ya agotados de los efectos en curso), consagra la regla de que la “ley nueva rige a partir de su sanción, por lo que se aplica para el futuro, para “adelante” en el tiempo; pero la ley nueva también alcanza y comprende los efectos no agotados (“La responsabilidad civil y el derecho transitorio”, La Ley 2015-F, 867 y “El art. 7 CCCN y algunas reglas de derecho transitorio en materia de responsabilidad civil”, Rubinzal - Culzoni online, RC D 5/2016 de mi autoría).

En lo relativo a la tasa de interés es de aplicación inmediata la ley nueva, entendiéndose incluso que “los intereses devengados durante el imperio del Código Civil se rigen por esa ley anterior y los que sean a partir del 1 de agosto de 2015 estarán alcanzados por las previsiones contenidas en el Código Civil y Comercial aprobado por la ley 26.994, dado que constituyen consecuencias de una situación jurídica anterior –art. 7 CCCN- lo que excluye la posibilidad de considerar que media un derecho adquirido y que, por tanto, su eventual modificación por la nueva ley es susceptible de afectar el derecho de propiedad” (la negrita es nuestra)

Por lo anterior, “la aplicación inmediata del nuevo Código Civil y Comercial importa la expresa admisión de la tasa activa de intereses para las obligaciones alimentarias y la acumulación o capitalización de intereses cuando se demanda judicialmente o se liquida judicialmente la deuda (arts. 552 y 770 CCCN),…” (la negrita es nuestra)

En conclusión, para el preopinante, “se desprende de la interpretación sistémica del nuevo Código Civil y Comercial (arts. 2, 3 y 7 CCCN) que la determinación de la tasa activa como tasa de intereses moratorios fijados por la ley especial (en el caso, según lo prescribe el art. 54 inc. b del decreto ley 8904/77, la tasa activa que cobra el Banco de la Provincia de Buenos Aires para las operaciones de descuento) no reviste en la actualidad, y en abstracto, la naturaleza jurídica de "plus" o componente monetario que importe la indexación o actualización monetaria prohibida por el art. 7 de la ley 23.928.” (la negrita y el subrayado es nuestro)

Cabe agregar que el CCC, en su art. 768 establece que A partir de su mora el deudor debe los intereses correspondientes. La tasa se determina:…b) por lo que dispongan las leyes especiales;…”, como sería el caso de la tasa prevista en el art. 54 inc. b del decreto ley 8904/77 (Ley provincial arancelaria para las profesiones de abogados y procuradores)

Siendo compartido este criterio, se resolvió revocar la sentencia recurrida en cuanto fijó la tasa pasiva de intereses que por medio del sistema “BIP” paga el Banco de la Provincia de Buenos Aires, debiendo aplicarse la tasa legal del art. 54 inc. b decreto-ley 8904/77.

 

Dr. Jorge Oscar Rossi

 

Abogado (U.B.A.). Director del Boletín Jurídico del Colegio de Abogados de Morón. Profesor Titular de la asignatura Régimen Jurídico de los Consumidores y Usuarios y Adjunto de Obligaciones Civiles y Comerciales, Contratos Civiles y Comerciales y Derechos Reales en la Universidad Abierta Interamericana. Autor de “Responsabilidad Civil & Daños”, de Ediciones D&D, año 2009

 
Archivos Adjuntos:

DESCARGUE EL FALLO COMPLETO (FUENTE: www.scba.gov.ar)

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar