BLOGS DE INSTITUTOS
    Instituto de Internacional Privado  
    Instituto de Niñez y Adolescencia  
    Instituto Virtual Derecho Penal y Politica Criminal  
    Instituto de Derecho Procesal Penal  
    Comisión de Discapacidad  
    Comisión de Cuestiones Penitenciarias  
    Instituto de Derecho Administrativo  
    Instituto de Derecho Informático  
    Instituto de Derecho Procesal Civil  
    Instituto de Investigación  
 
LINKS DE INTERES
 
 
 
 
 
 
 
 
15/02/2016
Internet: El “buscador” no responde por lo que encuentra, pero sí por su posterior conducta negligente
La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil hizo lugar a una demanda contra Google Inc. y lo condenó a pagar $40.000 más intereses por el daño moral sufrido por el actor al ver afectado su honor por la difusión de un comentario desfavorable en un sitio de Internet al que se llegaba a través del buscador del demandado. En una línea similar a la de la Corte Suprema de la Nación, el Tribunal consideró que el factor de atribución es subjetivo, por lo que los titulares de los motores de búsqueda responden civilmente por el contenido que les es ajeno solo cuando han tomado efectivo conocimiento de la ilicitud de ese contenido, si tal conocimiento no fue seguido de un actuar diligente de su parte. TEXTO COMPLETO DEL FALLO
 

Así lo resolvió la Sala H, en los autos  “O., P. L. c/ Google Inc. s/ daños y perjuicios”.

La sentencia de primea instancia rechazó la demanda que perseguía la indemnización de los daños sufridos por el actor al ver afectado su honor por la difusión de un comentario desfavorable a través del buscador de la demandada.

El actor apeló, agraviándose de que el a quo haya considerado que la demandada actuó con diligencia luego de dictada la medida cautelar que dispuso del bloqueo de la información supuestamente lesiva. Señala que entre mayo de 2010 y octubre de 2013 debió realizar diversas intimaciones antes sendos incumplimientos. Formula consideraciones sobre el derecho al honor, la libertad de expresión.

En la Alzada, el vocal preopinante es el Dr. Kiper, quien puntualizó que “es un hecho no controvertido en esta instancia que hace tiempo el actor ingresó en la página web de la demandada a través de la dirección electrónica www.google.com.ar y comprobó que al incluir su nombre y apellido en el campo de búsqueda, aparecía una descripción de su persona poco favorable.” (la negrita es nuestra)

Concretamente, la búsqueda a través de Google lleva a un grupo de Yahoo donde se acusa al actor y a su esposa de una supuesta estafa.

En relación al encuadre jurídico, recordó el Dr. Kiper que “el a quo resolvió –con un criterio que coincido-, que la responsabilidad debe juzgarse con pautas subjetivas.

En efecto, tal como expresé en la causa Bluvol, E. C. c. Google Inc. y otros s/ daños y perjuicios (5/12/2012, RCyS 2013-V-155, JA 2013-II-350), dado que un buscador de internet no genera información, sino que es volcada por terceros, muchas veces en forma anónima o con nombres falsos, su responsabilidad por los daños que datos difamatorios puedan provocar se configura cuando toma conocimiento efectivo de ello y la mantiene, esto es, una vez requerida la quita por el eventual afectado, sin que se lleve a cabo.

Esta es también –aunque con matices- la doctrina sentada posteriormente por la Corte Suprema. Resolvió el Tribunal que “Los "motores de búsqueda" de internet responden civilmente por el contenido que les es ajeno, de acuerdo con el art. 1109 del Código Civil —responsabilidad subjetiva—, es decir, cuando han tomado efectivo conocimiento de la ilicitud de ese contenido, si tal conocimiento no fue seguido de un actuar diligente” (CS, Rodríguez, María Belén c. Google Inc. s/ daños y perjuicios, 28/10/2014, ED 260-176).” (la negrita es nuestra)

En definitiva, para el camarista, “puede configurarse la responsabilidad civil del buscador por el contenido incorporado por un tercero, si toma efectivo conocimiento, lo que se concretaría una vez requerida la quita por el eventual afectado, y esta no se lleva a cabo.” (la negrita y el subrayado es nuestro)

En el presente caso, si luego de años de iniciado el pleito, la noticia sigue siendo difundida, es obvio que tal quita no se concretó. No alcanzo a entender por qué la demandada en su respuesta al memorial de la contraria insiste en que “Google actuó de manera diligente en el bloqueo de los URLs que le fueron indicados”… Aquí no había numerosos sitios a bloquear, ni la pretensión es genérica como sostiene la demandada que ocurrió en otros casos, ya que la que debía ser bloqueada en una sola página.” (la negrita es nuestra)

Por otro lado, es también un hecho que no requiere de mayor prueba ni de precisiones, que ser tratado de estafador genera un daño moral. No se requiere prueba específica, pues ha de tenérselo por demostrado con el solo hecho de la acción antijurídica que ha consistido en colocar al actor públicamente en calidad de estafador por un prolongado tiempo.” (la negrita es nuestra)

En cuanto a su determinación, teniendo en cuenta que el actor no demandó a “Yahoo” pudiendo hacerlo, y que el sitio difundido no ha sido creado por la demandada sino por un tercero, en el caso no demandado, sugiero fijar la cuantía en la suma de $40.000.

A esta cantidad deberán adicionarse los intereses, a la tasa activa del Banco Nación, tal como resuelve esta Sala en casos similares. Tales accesorios deberán correr desde el dictado de la medida cautelar que ordenó la supresión del sitio en cuestión.” (la negrita es nuestra)

Siendo compartido este criterio, se resolvió revocar la sentencia apelada y que se haga lugar a la demanda, condenándose a la demandada a pagarle a la actora, en el plazo de 10 días, la suma de $40.000, más sus intereses.

NOTA RELACIONADA: Autos "Rodriguez, Maria Belén c/ Google Inc. s/ daños y perjuicios" (Fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación por el cual se rechazó la demanda que por daños y perjuicios dedujo una modelo publicitaria contra Google Inc. y Yahoo Argentina S.R.L. por supuesta violación a sus derechos al honor e intimidad. El Máximo Tribunal entendió que el factor de atribución de responsabilidad civil en estos casos solo puede ser subjetivo y que en el presente no se demostró un obrar culpable. El voto mayoritario destacó que “hay casos en que el "buscador” puede llegar a responder por un contenido que le es ajeno: eso sucederá cuando haya tomado efectivo conocimiento de la ilicitud de ese contenido, si tal conocimiento no fue seguido de un actuar diligente”. Al respecto, la Corte estableció pautas según las cuales en determinados casos, por ser manifiesta la ilicitud, solo basta una comunicación fehaciente del damnificado o, según el caso, de cualquier persona para que el buscador deba actuar eliminando los enlaces denunciados, mientras que, en otros, “corresponde exigir la notificación judicial o administrativa competente, no bastando la simple comunicación del particular que se considere perjudicado y menos la de cualquier persona interesada.”)

 

Dr. Jorge Oscar Rossi

 

Abogado (U.B.A.). Director del Boletín Jurídico del Colegio de Abogados de Morón. Profesor Titular de la asignatura Régimen Jurídico de los Consumidores y Usuarios y Adjunto de Obligaciones Civiles y Comerciales, Contratos Civiles y Comerciales y Derechos Reales en la Universidad Abierta Interamericana. Autor de “Responsabilidad Civil & Daños”, de Ediciones D&D, año 2009

 
Archivos Adjuntos:

DESCARGUE EL FALLO COMPLETO (FUENTE: www.infojus.gov.ar)

 
 
 
CAM - Colegio de Abogados de Morón   
 
Bartolomé Mitre 964  •  Morón  •  4629-0404 •  info@camoron.org.ar